Juan Glasinovic Nº 829, Antofagasta.

Instituto Calasancio Hijas de la Divina Pastora.

+56 55 2231904

+56 9 9851 8920

contacto@dpastora.cl

Juan Glasinovic 829,

Antofagasta, Chile.

09:00 a 13:00 hrs.

+56 55 2231904

contacto@dpastora.cl

Juan Glasinovic 829,

Antofagasta, Chile.

07:30 a 17:30 hrs.

Lunes a viernes

Sellos Educativos

Los principales rasgos que definen la escuela calasancia se plasman en la Propuesta Educativa, cuya visión ―definida como su ubicación en escenarios futuros―, referentes y expectativas son convertirse en escuela para todos, de todas las inteligencias, con itinerarios personales de crecimiento; escuela que prepare para aprender a lo largo de la vida; escuela signo de vida abierta a la trascendencia, escuela que apuesta por la persona, escuela de la cultura, en red y solidara, escuela en misión compartida desde una comunidad de vida.

a) Escuela abierta a todos

La escuela calasancia se sitúa en el marco de un claro pluralismo de opciones educativas dentro de la sociedad y se ofrece como un medio real para facilitar el ejercicio de la libertad que asiste a los padres a elegir el modelo de educación que desean para sus hijos.

Define y presenta públicamente el modelo educativo que ofrece en el Carácter Propio de sus centros y, en actitud de respeto, permanece abierta a todo el que desee el tipo de educación que en ella se imparte.

b) Escuela signo de vida abierta a la trascendencia

Transmite una concepción del mundo, del hombre y de la historia, en la que Jesús  es el Centro y el Evangelio norma de vida.

Nuestra escuela desarrolla un proyecto educativo basado en la lectura evangélica de los valores que fundamentan los derechos humanos y que demanda la sociedad, y tiene la responsabilidad de llevarlo a cabo con coherencia si quiere ser significativa. En caso contrario, se desvanecería la razón de ser de su presencia en el ámbito educativo.

c) Escuela inclusiva

La escuela calasancia acoge con sencillez y fraternidad a cuantos se integran en ella, preferentemente a los más pobres y pequeños de la sociedad. Atiende a todo tipo de alumnos, independientemente de la clase y condición que sean. Nuestra escuela, fiel a la enseñanza del Evangelio, opta prioritariamente por la defensa y atención de los más débiles y desfavorecidos (alumnos pobres en recursos, habilidades, afectos, etc.), y aborda la situación de increencia de gran parte de nuestra sociedad como un reto.

d) Escuela que promueve la igualdad de oportunidades

Ofrece igualdad de oportunidades para todos; por eso posibilita el acceso de todos a una cultura general, de manera que todos sus alumnos lleguen a ser competentes en la comprensión e interpretación del mundo, y en el uso de las metodologías y tecnologías científicas que favorecen la comprensión del valor de la persona y su entorno.

e) Escuela abierta al entorno

Nuestro centro es un lugar de promoción cultural y social del entorno en que se halla inserto. El diálogo escuela-entorno nos ayuda a ser sensibles a los cambios de la sociedad, nos hace compartir sus inquietudes y problemas, tomar parte activa en la búsqueda de las soluciones adecuadas y nos urge a renovar nuestra acción educativa de acuerdo con las exigencias de los tiempos.

 f) Escuela en misión compartida desde una comunidad de vida

Formamos una Comunidad Educativa que comparte una misión. Desde esta clave concebimos la escuela como una familia que debe vivir unida, ilusionada y de forma responsable la gran tarea de educar y educarse. Desde las distintas vocaciones presentes en el centro (laicos, religiosas y sacerdotes) educamos evangelizando y, por tanto, toda la comunidad educativa está en misión compartida.


Todos estos rasgos se transforman en sellos educativos que nos identifican y caracterizan como comunidad educativa; son fieles testimonios de nuestro quehacer educativo y evangelizador. Mantenemos el compromiso de brindar a cada estudiante las oportunidades de aprendizaje para que puedan construir su propio proyecto de vida a la luz de los valores del Evangelio, estos sellos se pueden resumir en:

  • Una educación centrada en la excelencia académica y la formación cristiana católica.
  • Ambiente fraterno, inclusivo, disciplinado y estructurado normativamente.